Si eres mínimamente perspicaz, querido lector, te habrás dado cuenta de la revolución que se ha llevado a cabo en los últimos años en el campo de los dispositivos móviles  y la integración de procesadores en cacharros que nunca pensamos que podrían necesitar un procesador.

Sin embargo, la forma en la que interaccionamos con los distintos ordenadores* sigue anclada en tecnologías de hace más de 30 años: el ratón y el teclado (botones, vamos). A pesar de lo que han evolucionado otras tecnologías  todavía no ha aparecido otro tipo de interacción que vuelva obsoleto a nuestro querido mouse. La interacción con los ordenadores mediante voz, gestos o la mirada sigue estando en pañales y sólo poco a poco, gracias a dispositivos como el iPhone o  Microsoft Surface o la Wii, entre otros.

Sin embargo, la predicciones de Mark Weiser no están tan lejos de cumplirse y los ordenadores están condenados a desaparecer…

Más