El pasado finde, cayó una nevada considerable en el pueblo de mis abuelos. Lamentablemente yo estaba en Granada, pasando frío y no viendo la nieve más que por televisión. Menos mal que mis padres se apiadaron de mí y hicieron unas cuantas fotillos: