Otra redacción para cosmología (esta me ha tocado leerla en clase)

Reflexiones sobre el Principio Antrópico

En su acepción más “débil”, Prinicipio Antrópico tiene la siguiente expresión:

“Nosotros (los seres humanos) existimos, luego las propiedades del universo deben de ser tales que permitan nuestra existencia”

¿Cómo no compartir este razonamiento? ¿Acaso podríamos existir en contra de la leyes y constantes del universo? De hecho, es casi un enunciado tautológico: algo existe luego se dan las condiciones para que exista. Un razonamiento similar sería, el peso atómico del carbono es 12,0107 Uma (Unidades de Masa Atómica), luego las propiedades del universo son tales que permiten que el peso atómico del carbono sean 12,0107 Uma.

No obstante, la aplicación de este principio puede resultar útil a la hora de realizar predicciones o intentar refutar teorías. Por ejemplo, podemos suponer que como existimos, el universo ha de tener una edad suficiente como para que se haya podido producir nuestras existencia; en otras palabras, la edad del universo ha de ser, como poco, tal que se haya “dado tiempo” ha que se den las condiciones necesarias para la aparición del ser humano (tiempo para la formación de átomos complejos o de planetas rocosos alrededor de una estrella a una distancia que adecuada para el surgimiento de la vida, por ejemplo).

Más polémico y discutible es, sin embargo, el posicionamiento fuerte del principio antrópico:

“el Universo debe tener unas propiedades que permitan a la vida desarrollarse en algún estadio de su historia.”

Sin lugar a dudas este razonamiento es mucho más difícil de compartir, puesto que, en el fondo, le asigna al universo una intención, un sentido; esto es, el universo ha sido creado para propiciar la vida: el universo es como es para permitir que se desarrolle la vida en él. En el fondo, el universo ha aparecido para ser observado por el hombre, esto es el universo necesita de observadores para existir.

Uno de los principales puntos de la argumentación a favor del principio Antrópico Fuerte está el hecho de que todas las constantes físicas fundamentales del universo (aceleración de la gravedad, constante cosmológica, Constante de Estructura Fina, etc.) parecen haber sido finamente ajustadas para permitir nuestra existencia. Por ejemplo, si se incrementase la fuerza nuclear fuerte un 2%, el hidrógeno sería el único elemento químico estable del Universo, consecuentemente no habría posibilidad de reacciones químicas y la aparición de vida sería imposible. Por tanto, el planteamiento básico de esta teoría es que es tan improbable que todas las constantes hayan alcanzado el valor justo para que la vida aparezca que no se puede achacar estos valores al simple azar: el ajuste ha sido efectuado adrede, con la intención de garantizar el surgimiento de la vida en el Universo.

Ante la versión fuerte del principio antrópico caben muchas (demasiadas) objeciones:

En primer lugar, se elimina el factor azar  (la combinación de valores de las constantes fundamentales es fruto de azar) y presume que las constantes han sido fijadas de forma intencionada. Sin embargo, podríamos plantearnos que sucedería si el azar fuera el verdadero causante: ¿a caso no nos parecería realmente improbable el que las constantes fuese esas y no otras, permitiendo nuestra existencia?. Planteándolo de otra forma, la única forma de preguntarse por qué estamos en un universo que permite el desarrollo de vida inteligente es estar en un universo que la permite; luego es posible imaginar que exista una enorme cantidad de universos (millones, billones, ¿quién sabe?) en los cuales la combinación de valores para sus constantes fundamentales sea incompatible con el surgimiento de vida y a nosotros (afortunados), nos haya tocado “la lotería” y estemos en uno de los pocos universos que permitan, dado su sutil ajuste para los valores de las constantes, la aparición de vida. Por supuesto, la existencia de otros universos es, a día de hoy, un planteamiento totalmente teórico, aunque tremendamente interesante.

Por otro lado, cabe preguntarse si realmente hay tantos valores posibles para las distintas constantes universales; es decir, realmente cada constante tiene infinitos posibles valores o estos están limitados de alguna forma, llegando al límite incluso de que solo sea posible un único valor. Si este último extremo fuese cierto, toda la argumentación del principio antrópico fuerte ser vendría abajo al no poder recurrir a la idea de la improbabilidad de nuestro universo.

Por último y ya desde una perspectiva totalmente subjetiva, cabe señalar el  marcado antropocentrismo que subyace en el principio. ¿Por qué suponer que las condiciones que facilitan la vida han sido fijadas sólo para que nosotros existamos? ¿Por qué construir un universo entero para que aparezcan unos seres insignificantes en un planeta que orbita alrededor de una estrella vulgar? ¿Por qué suponer que la vida está ligada sólo a las condiciones de este universo? ¿Por qué no iba a surgir vida, incluso inteligente, bajo otras reglas del juego? ¿No podrían los chatoides tener su propia versión del principio antrópico? ¿Por qué no pueden existir seres vivos en un universo de 6 dimensiones espaciales y 2 temporales?